Directores Independientes:

Cada vez más se considera la buena práctica de incorporar miembros independientes en los directorios de nuestras empresas, tanto listadas como familiares. Hay una creciente demanda para que directores independientes sean activos en la toma de decisiones y lideren los comités de auditoría y compensaciones, entre otros

Aunque el mercado de directores independientes es aún reducido en nuestro medio, desde EY vemos la necesidad de contribuir e impulsar esta tendencia —más allá de las AFP—, y acercarnos a los escenarios internacionales.

Gracias al valioso compromiso de la directora del programa, Fadua Gajardo —quien ha gestado el compromiso de la asociación de AFP, empresas familiares y la Bolsa de Santiago—, ponemos a disposición de los directores de empresa una nueva alternativa de valor para potenciar su rol y manejo estratégico para la sostenibilidad de sus compañías.

Gerentes de 1ª Línea:

El entorno de negocios actual, cada vez más incierto a nivel global, plantea demandas crecientes sobre el adecuado funcionamiento de un directorio. Chile no es una excepción. Con mayor frecuencia, a la hora de conformar un directorio, se privilegia el contar con profesionales que hayan desempeñado cargos gerenciales.

En EE.UU., por ejemplo, de los directores independientes nombrados por las compañías Fortune 100 el año pasado, 86% tenía experiencia gerencial a nivel de CEO, CFO o COO. Contar con directorios efectivos potencia el rol de la gerencia y hace más competitiva a la empresa. Gracias a la visión y desarrollo de nuestro Instituto de Directores ponemos a disposición de los directores gerentes de empresa una nueva alternativa de valor para potenciar su rol y aporte a nuestra empresas.

Empresas Familiares:

El contexto actual de los negocios se caracteriza por una mayor complejidad y competitividad, con constantes cambios y crecientes exigencias regulatorias, como transparencia y control, entre otras. Lo anterior hace necesario redefinir lo que se está haciendo junto con fomentar el adecuado funcionamiento del directorio. En ese sentido, cada vez más, las empresas familiares invitan a profesionales independientes de reconocida trayectoria a incorporarse en sus directorios.

En EY vemos que se requiere dar un paso más: potenciar las capacidades de los propios accionistas que se desempeñan como directores de empresa. Gracias a la visión y desarrollo de nuestro Instituto de Directores y de la Asociación de Empresas Familiares (AEF), ponemos a disposición de los directores una nueva alternativa de valor para potenciar su rol y aporte a las compañías.